lunes, 14 de agosto de 2017

Tomate XL

La tarde del día 13 de agosto fue el momento de reunirnos buena parte del club para correr en casa una vez más en la cuadragésima edición de la Minimaratón de Miajadas.

Carrera que congregaba como siempre a gran número de corredores en la Plaza de España de la localidad en los prolegómenos del evento. A las 20:30 empezaban las carreras infantiles y a las 21:00 nos tocaba el turno a los mayores en dos distancias: 5.000 metros para los junior y las chicas, 10.000 metros para los varones.



Como es lógico es la carrera en la que más tomates por metro cuadrado pueden avistarse. Hasta un total de 14 con la participación de: Sergio Redondo, Adolfo Santos, Juanlu Llanos, Neme Parras, Andi Hamedani, J. Félix Redondo, Alfonso González, Diego Llano, J. Mariano Díaz, José Luis Martín, Manuel Santos, Juan Fco. Santos, Santi López y yo mismo. 




Otros que, por una u otra causa no participaron, pero estuvieron en tareas de organización, animación o fotografía fueron: Paco Alcántara, Lorena Díez, Juanma Bravo, Rocío Fuentes, Clemente Franco, José Antonio González, Jesús Díaz, Noelia Pinto, Alfonso Llanos, Victoria Méndez y Santi Redondo.

Iniciaba la carrera con la aspiración de bajar de 53 minutos, por lo que en esta ocasión no iba a acompañar a nadie, esta vez tocaba exprimirse. Así que tras unos primeros kilómetros a 5:15 - 5:20 min/km. en los que me situaría tras José Luis, Mariano y Diego iba a ir incrementando progresivamente mi ritmo y ya en el primer paso por la larguísima Avenida García Siñeriz rozaba los 5:00, bajando incluso en los tramos descendentes o al atravesar la plaza (donde siempre se responde con un mayor esfuerzo a los vítores del público).


                                          

En el segundo paso por la avenida, que representa entre idas y venidas buena parte del circuito, me encuentro con muy buenas sensaciones por lo que mis ritmos se mantienen, cuando no mejoran, hasta en torno al kilómetro 8 dar alcance a un compañero de equipo: Diego, que se ha mantenido todo este tiempo por delante, realizando sin duda una extraordinaria carrera (más meritoria si cabe al tratarse de una persona que tiene muy complicado seguir una rutina de entrenamiento como es debido). 

El calor que rezuma el asfalto es agobiante, pero lo más difícil está hecho y mi objetivo inicial al alcance de la mano, así que reduzco un poco el ritmo (sobre 5:15 min./km.) para darlo todo a partir del 9,5 llevado en volandas por los vivificantes ánimos del público local.

Los tiempos fueron los siguientes:

- Sergio. 37:57. El expreso de Escurial sigue siendo un año más el primer tomate.

- Adolfo. 38:32. A muy pocos segundos se quedó la bala botonera de entrar en el selectísimo top 20.



- Juanlu. 40:35. Pese a las turbulencias vividas los últimos meses, sigue en muy buena forma.

- Neme y Andi. 46:11. Este carrerón sirvió al primero para subir al podio de los veteranos locales.



- Félix. 48:34. Tras unos días con algún que otro problema físico no se achantó y estuvo también en esta carrera.

- Alfonso. 50:26. Con la compañía de Roberto Cantero, el panan volvió a echarse unas risas y de paso correr unos kilómetros.




- Yo. 51:23. Mejorando minuto y medio el tiempo objetivo. La cosa marcha.














- Diego. 52:09. Sin duda, el corredor que más me sorprendió.

- Mariano y José Luis. 55:42. Si algo define al mastín y al presi es la constancia en sus ritmos.

- Juan y Manolo. 58:08. Tras los once kilómetros del día antes, bajar de la hora es un estupendo resultado.



- Santi. 1:08:56. Acompañando a Andrés Paz para que logrará completarla en memoria de José Miguel Marín.



El podio masculino lo ocuparon por este orden Houssame Benabbou (30:03), Bruno Paixao y Jesús Antonio Nuñez, y el femenino, Raquel Gómez (21:27), Conchi Hidalgo y un tercer puesto compartido entre Paloma Quintero y Carmen Penco. Tales nombres dan, sin duda, una buena idea del nivel que hubo.

Respecto a la prueba, los corredores contamos como siempre con una organización fenomenal y un ambientazo que la hace no ser una mera carrera popular, sino una auténtica Minimaratón. El circuito, por su parte, ha visto sustituidas en esta edición varias cuestas cortas por tramos ascendentes más largos y progresivos.




Y después de la carrera, como cada año, pudimos compartir unas cervezas y aperitivos combinados con alguna que otra batallita y nuestros propósitos de futuro, entre los que se encuentra la Intramuros trail night del próximo 1 de septiembre.




sábado, 12 de agosto de 2017

Botonerilandia II

Fin de semana agitado el de los días 12 y 13 de agosto, con dos eventos que, por ser "en casa", nos iban a permitir estar sumamente relajados respecto a horarios y refrigerios postcarrera (y dadas las fechas festivas en las que nos hallamos, refrigerios no iban a faltar).

El primero tendría lugar el sábado día 12 a las 9 de la mañana, hora a la que daba comienzo la II Carrera Popular Villa de Almoharín organizada por la Concejalía de Deportes del municipio (teniendo como cabeza visible a Juan Gabriel Jaráiz) con una participación bastante similar a la de la primera edición y un recorrido totalmente renovado. Fuimos 8 los tomates que participamos en el evento: Sergio Redondo, Fco. José Sánchez, Montse Grande, J. Félix Redondo, Santi López, Juan Fco. Santos, Manuel Santos y yo. A los que se nos sumaban en tareas de voluntariado Adolfo Santos y Lorena Díez.






Por mi parte, acusando una vez más agudas molestias en la zona lumbar, salgo en ritmos de entre 5:30 - 5:40 acompañando a Félix, Montse y Santi. Sin embargo, poco después de abandonar el casco urbano, los dos primeros se van destacando para quedarnos solos Santi y yo con algún otro participante rezagado.


















En esta primera mitad recorreríamos el tramo inicial de la ruta senderista Sierra de San Cristobal y, por lo tanto, iremos adentrándonos progresivamente en caminos con cierto desnivel y características propias de un trail no muy técnico.

Sobre el kilómetro 6 cogemos agua en el avituallamiento y nos incorporamos al circuito que se diseñó para la carrera en beneficio de la fundación Stop Sanfilippo del pasado mes de mayo. Sigue la alternancia de subidas y bajadas cortas hasta llegar al paraje del Pozo Fraile, donde comienza una pronunciada cuesta abajo por la zona de la Fuente de las Cañas en la que animo a mi fatigado compañero a alargar la zancada y aprovechar la inercia.

Pese a que vamos marcando unos tiempos sumamente modestos, Santi está sufriendo más de la cuenta. Cuentan las malas lenguas que la feria de Miajadas tiene algo que ver con su bajo estado de forma... XD

Llegados por fin al pueblo, a falta de menos de 1 kilómetro, toca llanear hasta alcanzar la cuesta final (la de la churrería), que nos permite rememorar la llegada a meta de la Media Maratón de Trujillo de 2014 cuando comenzaba la leyenda de Superlópez.

Finalmente, en poco más de una hora completamos este divertido circuito de 10,9 kms. y tras ello pudimos rehidratarnos con los productos isotónicos de Herbalife, los Choco-Higos de Productos la Higuera y fruta variada.

En cuanto a los vencedores, el podio masculino estuvo formado por Sergio Redondo, reeditando su éxito de la pasada edición, Máximo Pastor y Fco. José González. Agradecer especialmente a los dos últimos, miembros del equipo Orellana Runners, haberse desplazado hasta Almoharín para participar en este modesto evento e incluso compartir unas cervecitas con nosotros después.


En chicas, se impuso Montse Grande y el segundo y tercer puesto fueron para las otras dos féminas lo suficientemente valientes como para atreverse a completar el recorrido: Cristina Barrado y Sara Bonilla.









Tras la entrega de trofeos, sorteo de los regalos cedidos por las empresas colaboradoras.

Por último, agradecer a Antonio Colina y al resto de voluntarios desplazados desde Montánchez para colaborar de forma totalmente desinteresada con la organización. Sin duda, sin gente tan altruista como vosotros estas carreras populares no serían posibles.

Y sin tiempo casi de acabar esta crónica... llega Miajadas.

lunes, 7 de agosto de 2017

La carrera del verano

Durante el verano compositores musicales de toda índole nos muestran sus apuestas más pegadizas en busca de lograr convertir su último hit en una sempiterna canción del verano. 

Al igual que en verano hay muchas canciones compuestas ex profeso para esta época, también hay gran número de  carreras populares, coincidiendo generalmente con las festividades locales. Pues bien, tras participar por tercera vez en el Fondo Popular de Orellana la Vieja, en la que era su vigésimo octava edición, considero (y no soy el único) que ésta es La Carrera del Verano Extremeña por antonomasia.

El 6 de agosto a las 7:30 Adolfo Santos, Lorena Díez y yo partíamos en dirección a la Costa Dulce. El primer detalle que hace grande a esta carrera lo encontramos nada más llegar: lo sencillo que resulta aparcar gracias al acceso gratuito al parking para los corredores.

Tras bajarnos del coche empezamos a ver atletas de primer nivel por todas partes: Maricruz Parra, Bruno Paixao, Raquel Gómez, Jesús Antonio Nuñez y otros muchos, tanto españoles como portugueses y marroquíes.


Este año además se había adelantado, muy acertadamente a mi juicio, una hora la salida, así que a las 9 de la mañana comenzábamos Adolfo y yo (Lorena y Matias se iban a encargar del reportaje fotográfico) a surcar la primera de las 2 vueltas de 5 kms. de las que se compone la prueba principal. Si bien también cuenta con una modalidad de 1 vuelta al circuito y, por supuesto, con carreras para los más pequeños.




Una vez más ha cambiado el circuito este año, una vez más ha quedado perfecto. Comienza con una bajada de unos 800 metros hacia el Club Náutico a la que seguirán unos kilómetros por caminos caracterizados por continuas subidas "corribles" y bajadas que permiten una buena recuperación. 




Lo cierto es que tengo debilidad por este tipo de circuitos por lo entretenido que es esa alternancia ascenso-descenso, pese a lo exigente que sin duda resulta.


Mis ritmos de inicio son bastante modestos, manteniéndome entre 5:30 - 5:40 toda la primera vuelta, buscando no cometer los errores del año anterior. En la segunda, sin embargo, tras el primer paso por meta incremento el ritmo completando el sexto kilómetro en poco más de 5 minutos.


A partir de ahí, aunque voy logrando mejorar posiciones me veo obligado a echarme a andar unos metros durante algunas de las subidas más duras.

El resultado final fue muy cercano al de la pasada edición pero con muchísimo menos sufrimiento.

Nuestros tiempos fueron los siguientes:





- Adolfo. 40:24. La bala botonera salió disparado desde el principio, consiguiendo ser 14º en la general. Teniendo en cuenta el nivel de esta carrera es para estar realmente orgulloso.











- Yo. 55:33. 30'' más lento que el año pasado pero el doble de entero.










En cuanto a la élite allí congregada, en el 10k se impusieron el portugués Bruno Paixao (31:05) y la donbenitense Raquel Gómez (39:11), y en el 5k hicieron lo propio Jesús Antonio Nuñez (15:50) y Conchi Hidalgo (19:57).




Una vez más destacar el trabajo de Máximo Pastor y del resto del club Orellana Runners al organizar con tanto esmero esta carrera. Los 3 puntos de avituallamiento en carrera, el gran número de voluntarios y policía local controlando el tráfico, un público involucrado animando efusivamente a los corredores y la posibilidad de disfrutar de un bañito en una playa interior que cuenta con bandera azul por octavo año consecutivo son las últimas notas de esta magistral sinfonía. En definitiva, una carrera que ningún corredor popular extremeño que se precie de serlo debe perderse.


















Y el próximo fin de semana, doblete: botonerilandia el día 12 y bartolópolis el 13.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Sobre la bocina






Experiencia novedosa para mí la del día 29 de julio: mi primera carrera de trail nocturna. En realidad no es una variedad que me atraiga en demasía, pero esta vez tocaba aventura: 15 kilómetros con 500 metros de desnivel positivo.



Cerca de las 9 de la tarde me unía a un pequeño grupo de tomates compuesto por Fco. José Sánchez, Montse Grande, Clemente Franco y Juan Fco. Santos con dirección a Montánchez. 

Por aquellos lares ya se hallaba el que haría las veces de corredor-escoba en esta primera edición de la Carrera Nocturna Sierra de Montánchez incluida en el circuito FEXME: Adolfo Santos.

Dado que mi única pretensión para esta carrera era no magullarme, opté, como viene siendo habitual, por disfrutarla y padecerla a partes iguales al lado de Action Juan y sus múltiples accesorios.

Dejando claro desde un principio que acabar enteros ya sería un logro, y tras hacernos pasar el control de carrera con una especial atención a que todos los participantes llevasen frontal, a las 22:00 horas se daba la salida desde una muy ambientada a la par que calurosa Plaza de España, posicionándonos prontamente en la cola de carrera.


Zapateamos por las calles de Montánchez en ritmos muy por encima de los 6 min/km. a modo de calentamiento que mantendríamos hasta la primera baja técnica donde nuestra aversión al dolor nos hizo recorrer todo ese tramo con la mayor de las cautelas. Quizá demasiada porque llegados al kilómetro 3, punto desde el que podía admirarse el ascenso de la serpiente de luz formada por los corredores avanzando con ansias de conquista hacia el majestuoso castillo, estábamos muy justos de tiempo para pasar el control del kilómetro 4.


Duro ascenso este, y aunque el extraordinario balizamiento guiaba eficazmente al corredor por la mejor vereda posible para llegar a la cúspide, la sobrecarga en las piernas al llegar arriba era brutal.


Espero un poco a mi compañero y continuamos la aventura. Parece que hemos pasado el corte de tiempo, aunque no nos ha sobrado nada.

Justo al bajar del castillo tuvimos que volver a parar para desalojar la tierra que en una zona de vertido de escombros se había colado en nuestras zapatillas. 

Juan ha tenido en la subida problemas de flato y le cuesta recuperar el ritmo, tampoco son menores mis problemas gástricos, así que pese a que el perfil es más corrible una vez accedemos a la Ruta "Donde nace" no recuperamos demasiado tiempo en los siguientes 4 kilómetros.

En torno al kilómetro 9 y tras quedarnos solos (salvando la presencia de algún pequeño alacrán), comenzamos a especular sobre nuestras posibilidades de llegar en tiempo a meta. No estaba muy claro, aunque todavía entraba dentro de lo posible.

Vamos recuperando tiempo y la temperatura se ha vuelto agradable gracias a la suave brisa campestre, pero de nuevo otra bajada técnica vuelve a retrasarnos. Sin embargo, superado este último escollo el recorrido es bastante sencillo y nos quedan unos 12 minutos para completar una milla... Se puede.

Juan ha ido progresivamente recuperándose y ha logrado volver a los tiempos iniciales, quizá también ayudado por los ánimos de la gente que nos recibe casi como si fuésemos los primeros en llegar, así que no solo vamos a completar la carrera sin caídas, sino que lo vamos a hacer dentro de tiempo... sobre la bocina, eso sí.

Transcurre sin duda la prueba por un bellísimo entorno, aunque lo cierto es que la noche por mucho encanto que tenga nos privó de disfrutar como es debido de algunos paisajes tan hermosos como el del castañar, y tanto las labores de balizamiento, avituallamiento y organización en general (con gran número de voluntarios entregados a su labor) fueron impecables. No había forma de perderse.

Los tiempos fueron los siguientes:

- Kiki. 1:45:41. La potencia de un Mustang al servicio del running.

- Clemente. 1:50:45. Esta vez sin la compañía de Mini, se marcó un carrerón.

- Montse. 1:57:09. La princesa guerrera del Tomate Running lograba dos podios: 3ª de la general y 2ª de su categoría.



















- Juan y yo. 2:30:46. Sobrevivimos, que no es poco XD


La próxima semana: destino a Orellana la Vieja.