martes, 1 de mayo de 2018

Cáceres, patrimonio de corredores









Domingo 8 de abril, pese a que la frecuencia de entrenamientos seguía siendo escasa, no pude resistirme a aventurarme en otra prueba que, aunque no termina de rematar ciertos flecos, siempre tiene un gran ambiente.




Como viene siendo habitual se iban a disputar dos distancias: la Media Maratón (individual y por relevos), en la que participaron Pablo Moreno, Alberto Masa, Antonio Carmona, Alfonso González y Santi López y los 11 kms., que fue la distancia elegida por Sergio Redondo, Lorena Díaz y por mí mismo. Incluso contábamos con dos acompañantes de excepción: Adolfo Santos en tareas de fotógrafo y el pequeño Matías como portaestandarte. 


Este año la prueba tenía novedades importantes: 

- La primera, el cambio de circuito. Por fin se ha logrado que la media maratón se limite a una sola vuelta y eso, a mi juicio, es una gran noticia.

- La segunda fue que nuestro líder espiritual haría las veces de cameraman para el programa Generación D de Canal Extremadura.

- La tercera, y no menos importante, Santi por fin correría en Cáceres. Tal fue la sensación causada por la noticia que hasta hubo de conceder unos minutos precarrera a las cámaras de televisión.


A las 10:00 y con un gran ambiente, al haberse congregado más de 600 atletas pese a lo fresquita que estaba la mañana, se dio la salida desde la Avenida de España para adentrarnos pronto en la ciudad monumental. Primeros kilómetros estos en los que, dada la estrechez de las calles, cuesta lograr un ritmo aceptable.


Tras un par de kilómetros de adaptación, sin embargo, me encuentro rodando por debajo de 5 min./km. Un ritmo sorprendente si tenemos en cuenta el deficiente volumen y calidad de mis entrenamientos, tan sorprendente que decido retener un poco por si las moscas...

Efectivamente era algo ilusorio... los kilómetros 3, 4 y 5, que transcurren por la barriada de la Mejostilla y aledaños, no solo eran descendentes sino que además el viento era favorable. Nada que ver con lo que vendría a continuación.

Desde ese punto hasta el kilómetro 8 aproximadamente se cambiaron las tornas, ascenso con el viento en contra que me obliga a echarme a andar en alguna que otra cuesta. Sería entonces cuando conseguiría alcanzar a Superlópez que se había descolgado hacia cosa de un kilómetro del panan.

Los dos nos hallamos sufriendo, aunque pasado el kilómetro 9, coincidiendo con la entrada al Parque del Príncipe, nuestros caminos se separan y mientras que el mío conduce a meta, en el suyo quedan todavía muchos kilómetros por delante.

Finalmente logro llegar a la ansiada meta en el Parque El Rodeo aunque con bastante sufrimiento pese al ritmo suave que llevé durante toda la prueba. 


Los tiempos fueron los siguientes:


21 kms.

Pablo. 1:27:50. El mejor tiempo de entre los amarillos en esta ocasión.


Alberto. 1:31:46. Y seguro que, pese a llevar tal ritmo, disfrutó a lo grande de la experiencia con la GoPro.


Antonio. 1:56:46. Otra media maratón más y otra vez que logra bajar de las 2 horas. Estupendo nivel el que mantiene.



Alfonso. 1:58:55. El panan está hecho de otra pasta. Tras haber salido recientemente de una lesión ya está dando guerra de nuevo.


Santi. 2:06:50. Su cara al llegar a meta lo decía todo, había sufrido mucho, pero  había sido capaz de sobreponerse a las dificultades y eso es indudablemente motivo de orgullo.



11 kms.

Sergio. 0:43:22. Octavo de la general y segundo de su categoría... ¿qué más se puede añadir del expreso de Escurial?


Lorena. 1:01:08. Medio año después de dar a luz, esta chica está mejor que nunca. 


Yo. 1:05:33. Pues no, no estoy en buena forma. Pero, sin duda, volveré a estarlo... lo que no sé es cuándo.  XD


Vencedores absolutos de la prueba fueron Mario Mirabel, que acabó con la hegemonía que venía manteniendo Jesús Antonio Nuñez en los últimos años, y Cristina Jordán en los 21 kms; Daniel Gutiérrez  y María José Martín lograron el triunfo en los 11 kms.



Posiblemente le quedan muchos aspectos por afinar a esta carrera pero personalmente aprecio positivamente los cambios que van introduciéndose por parte de la organización, con abundante colaboración de los soldados del Cefot, y que la van mejorando año tras año. 

Y para cerrar esta irregular "temporada" solo me queda Valdefuentes el día 13 de mayo.





domingo, 1 de abril de 2018

¿De vuelta?

Desistido ya de mis sueños maratonianos para esta primera mitad de 2018 y tras un período en el que el tiempo para entrenar escaseaba, era hora de probar si, al menos, no había perdido todo lo ganado durante los meses de preparación para mi nuevo intento truncado de completar la Maratón de Barcelona.

Esa prueba iba a realizarla en un circuito totalmente desconocido para mí, la Media Maratón de Montijo, el día 18 de febrero, aunque dado mi actual estado de forma, con casi un mes de parón, me decantaría por la prueba de relevos conformando equipo con Lorena Díaz y Antonio J. Cañamero.


Los valientes que iban a afrontar la distancia completa serían en esta ocasión Adolfo Santos, Sergio Redondo, Alberto Masa y Andrés Parra.





 A las 11 se daba la salida y yo sería el primero de los relevistas. El circuito es, al menos en su primer tercio, bastante rápido lo que junto con el ambiente de carrera me permitió mantenerme en ritmos decentes todo el tiempo, sintiéndome un tanto pesado y sufriendo algo al principio pero mejorando las sensaciones sustancialmente a partir del tercer kilómetro.




La temperatura fue bastante suave durante toda la carrera, lo que hizo que pasase bastante calor por haber optado por la camiseta térmica, y mis ritmos se mantuvieron en torno a los 5 min./km. que era el objetivo que me había marcado inicialmente.



En el p.k. 7,125 puse fin a mi parte del recorrido entregándole a Lorena el testigo, bastante satisfecho con lo logrado.


Los tiempos fueron los siguientes:

- Adolfo. 1:21:29.














- Sergio. 1:21:38.




















- Alberto y Andrés. 1:26:07.




- Equipo C.A. Miajadas. 1:46:30




Sin embargo, pese a que pude lograr este modesto objetivo está claro que mi nivel está lejos del necesario para afrontar con garantías pruebas medianamente largas y dado que no preveo poder incrementar la frecuencia de entrenamientos a corto plazo, me limitaré a hacer pruebas de no más de 10 kilómetros en lo que resta de "temporada".


Próximo reto: Cáceres, 8 de abril.




sábado, 27 de enero de 2018

Cambio de ciclo

Llegó el final de 2.017, pensando todavía en Barcelona como gran reto de 2.018, reto que las circunstancias me harían descartar poco después. 


Pruebas cortas y rápidas las que me esperaban:



Primero Villanueva de la Serena, el día de nochebuena, donde iba a pelear contra el crono mucho tiempo después, marcando algunos kilómetros a 4:20 y logrando un tiempo final de 24:04 en los 5K.






Una semana después Don Benito, la reina de las sansilvestres de nuestro entorno, en la que el hecho de salir muy retrasado y el propósito de hacerla con mis amiguetes me iba a obligar nuevamente a, tras una salida muy lenta debida al atasco de runners, darlo todo en los kilómetros subsiguientes. Pese a mi esfuerzo no lograría finalmente dar alcance a la pareja compuesta por Juanutto y el Gitano que hicieron un carrerón y acabaron 1 minuto por delante (26:42).



Finalmente, cerraba año en Almoharín, con la compañía de varios cracks del CA Miajadas: Sergio, el expreso de Escurial que revalidaba por tercer año su título de indiscutible campeón absoluto de esta prueba; Jesús Díaz, que se quedaba a un suspiro del podio tras superar su travesía en el desierto; y Manolo, que cumplía su promesa de cerrar el año en tierras botoneras. Nobleza y pundonor a partes iguales la de mis compañeros. 


Incluso Matías, acompañó pese a la inestabilidad climatológica, a sus papi-runners.

El orgullo de padre se pondría también de manifiesto en este evento al ser testigo de como Irene, junto con otra pedazo de guerrera de 6 años, Alejandra, se enfrentaban al recorrido de unos 3,7 kms. con un coraje propio del mejor atleta,  completando dicho circuito en poco más de 20 minutos.


Tras estas pruebas cortas, y aunque mi frecuencia de entrenamientos se ha reducido drásticamente, volveré pronto a probar suerte en el fondo popular. Los 21 kms. en Plasencia me esperan el próximo día 4 de febrero.



sábado, 23 de diciembre de 2017

Pocito 2017

Eran mediados de diciembre, día 17 para ser exactos, cuando varios de los miembros del C.A. Miajadas nos desplazaríamos a Calamonte (Adolfo Santos, Juanjo Sánchez, Inocencio Pallero, Antonio Javier Cañamero, Antonio Carmona, Juan Fco. Santos y yo), en la que para algunos iba a ser su primera o segunda experiencia en montaña. ¿Dónde mejor que en el Pocito?



 Aunque este año solo se disputaría la 3ª edición de su versión "mini": de 13 kilómetros y con un desnivel positivo de 372 metros, el ambiente era el propio de un evento de renombre como este, logrando reunir pese a no estar dentro del circuito FEXME alrededor de 150 corredores inscritos.


A las 10:30 se daba la salida justo al lado del pabellón municipal. El principal objetivo era únicamente acumular kilómetros en un perfil idóneo para adquirir fuerza (bueno... y no dejarse los dientes), por lo que completaría la carrera con quien habitualmente comparte conmigo tan modestas metas: Action Juan, Mountain Edition. 


Aunque salimos muy atrás y a ritmos de en torno a 6:00 min./km., esta vez tuvimos una progresión bastante buena y mejoramos algunas posiciones cuando el terreno se volvió un tanto más complicado. 


Pese a tener algún tramo de mediana dificultad, entre las zonas técnicas, los toboganes y la compañía, me resultó un recorrido sumamente ameno (especialmente cuando Juan me mostró su técnica ultrasecreta para el descenso... la del avión).



Desgraciadamente, como ya ocurriera en Torrejoncillo, hubimos de ser testigos de los devastadores efectos sobre la naturaleza de la inconsciencia del hombre en forma de monte quemado.

Pasado el kilómetro 10 el perfil era muy favorable e incrementamos nuestros ritmos sustancialmente, acabando el último kilómetro a unos 5:10 min./km. y con unas sensaciones muy positivas.

Los tiempos fueron los siguientes:

- Adolfo. 1:03:17. La bala botonera atravesó silbando la sierra y alcanzó certero la meta en un muy meritorio noveno puesto de la general.



- Juanjo. 1:04:20. Debutante en este tipo de carreras... ¿quién lo diría al verle subir al podio?









- Ino. 1:16:32. Tras su bestial visita a Canarias, volvía a la penillanura extremeña.














- Anzony. 1:23:35. Un todoterreno al que ninguna disciplina deportiva parece atrangantársele.






- Carmona. 1:25:46. Pese a sus reservas iniciales ante la experiencia trailera, acabó sobradamente.




- Juan y yo. 1:34:50. Dientes en su sitio al final. Las risas antes, durante y después de la carrera lo demuestran.





Y tras los estiramientos compartiríamos como de costumbre un rato ameno entre bromas, batallitas y cervezas hasta el momento en el que la organización (de 10 una vez más),  nos sirvió una exquisita paella que logró algo tan complicado como es callar a un grupo de runners tras una carrera.




Y ahora, como marca la tradición, llegan las Sansilvestres: Villanueva, Don Benito y Almoharín.